Siempre hay una historia

Canciones

  1. 01. Vaya ejemplar de primavera
  2. 02. Un paso de más
  3. 03. Aguanta el tipo
  4. 04. De qué vas?
  5. 05. Mala vida
  6. 06. Hasta de perfil
  7. 07. En agua caliente
  8. 06. Cucarachas
  9. 09. Siempre hay una historia
  10. 10. Listos para la reconversión
  11. 11. Por cierto
  12. 12. A la sombra de una mentira
  13. 13. Flojos de pantalón
  14. 14. Puedo ser más eficaz
  15. 15. Pan de higo
  16. 16. Bailando al aire
  17. 17. Agradecido
  18. 18. Navegando
  19. 19. La fina

Créditos

Este disco se grabó en el patio central de la cárcel de Carabanchel el día 26 de marzo de 1999, mezclado en estudio box de Madrid, masterizado por Ian Cooper y editado por Martin Grandville ‘twig’ en estudios Metrópolis de Londres.

Producción: Eugenio Muñoz

Bajo y voces: Rafa J. Vegas
Batería y coros: Mariano Montero
Voz en a la sombra de una mentira: Luz*
Guitarra y voz: Rosendo Mercado

Sonido directo: Juan Alegría
Luces: Jorge Chao (Chapas)
Monitores: Juanito Hidalgo
Escenario: J.J. Correa (Pepino)
Transporte: Javier Martín
Fotos: Luis Bonete y Domingo J. Casas.

*Luz Casal aparece por cortesía de Emi Odeon s.a.

CD 39842762322

Letras

Vaya ejemplar de primavera

Menos que tú, más que cualquiera,
todo un carácter singular.
Un solo acorde, una quimera,
un homenaje a lo banal,
es una suerte puñetera,
¿vienen o van?
yo no lo sé, vienen y van.

No dice adiós, tampoco espera,
cruza la calle sin mirar,
solo se aturde si se entera,
¿vienen o van?
yo no lo sé, vienen y van.

Puede largar la noche entera,
tiene su ciencia el alquitrán,
vaya ejemplar de primavera,
¿vienen o van?
yo no lo sé, vienen y van.

 

Un paso de más

 

Batiendo los pinceles,
abaratando el retal
has de quedarte fuera
y la cuestión es entrar.
Puede que aumenten
las ganas de reventar.

Si hay una próxima vez
aprieta los dientes,
un paso de más
y acaba tu suerte.

Aguanta los caballos,
equilibra el balancín;
hay quién se pierde
porque se sale de sí
fuera de serie,
lejos de sobrevivir.

Si hay una próxima vez
será diferente,
pasar sin llamar
es insuficiente.

La próxima vez
será diferente,
pasar sin llamar
es insuficiente.

Si hay una próxima vez
aprieta los dientes,

un paso de más…

 

Aguanta el tipo

 

Imprime, deprime,
luego te invita al cine,
sabe consolar,
sabe serte fiel;
te cambiará la piel.

Aguanta el tipo, puede hacerte rico
y hay quien lo encuentra muy normal
pero le sienta a uno fatal.

Decide, coincide
al que le dan no pide,
es eventual
pero te da igual,
todas las mañanas te has de levantar.

Aguanta el tipo, son sesenta y cinco
y hay quien lo encuentra muy normal
pero le sienta a uno fatal.

Oprime, suprime,
no hay dios que se le arrime,
si le das de lao
ya te la has buscao,
acabas desquiciao.

Aguanta el tipo, mañana es domingo
y hay quien lo encuentra muy normal
pero le sienta a uno fatal.

 

De qué vas?

 

¿De qué vas?,
si aún no has puesto
los pies en el suelo
Dime, ¿De qué vas?.
Piensas que ya puedes decidir.
No sabes dónde estás,
solo te preocupa dar el pego
y pienso, maldición,
eres un corazón salvaje.

¿De qué vas?,
siempre impresionando
como el trueno
dime, ¿De qué vas?,
si aún no has aprendido a sonreír
confundes: ‘marginal’ con
‘nunca me dan lo que yo quiero’
y pienso, maldición,
eres un corazón salvaje.

¿De qué vas?…

No hay muestra que se compare
no sé qué decir que no te resbale
y aunque para nada me vale…
para cuando
se te asome al pelo el gris
más te vale
que te sientas bien de ti.

¿De qué vas?,
pierdes mucha fuerza en la saliva
Dime ¿de qué vas?
si aún no sabes dar tu parecer,
aguanta un poco más,
no siempre se gana la partida
y pienso, maldición,
eres un corazón salvaje.

¿De qué vas?,
No hay muestra que se compare
no sé qué decir que no te resbale
y aunque para nada me vale…
para cuando
se te asome al pelo el gris
más te vale
que te sientas bien de ti.

 

Mala vida

 

Te has lavado los dientes,
te debiste largar
el señor del espejo
te quiere controlar;
te ha bajado la fiebre,
no debiste venir.

Mala vida, mala gente, poco más
y si cruzas el puente te la das.

Cuando llega la noche
no lo puedo remediar
se me agarra el derroche
y lo empiezo a pasar mal
cara o cruz o que leche,
¿qué me ibas a decir?

Mala vida, mala gente, poco más
y si cruzas el puente te la das.

Si no tiene remedio
no te lo pienses más
ahora estamos de acuerdo
luego todo sigue igual
entro salgo voy vengo
pero no puedo elegir.

Mala vida, mala gente, poco más
y si cruzas el puente te la das.

 

Hasta de perfil

 

Ni se paga con dinero
ni se vende, libertad,
ganas me dan
de hartarme de reír,
que animal,
no me extraña
que te sientas infeliz.

Ser el rey del hormiguero
no es motivo de envidiar,
como si fuera el guarda del redil;
ven pa’ca
que parece
que te has vuelto a confundir.

Te has metido en un barrizal,
te has perdido en la cantidad.

Aprendiste a caminar
sin salir de la general,
deprimido singular
te ha dolido la soledad,
estabas tan escondido
que te acabas de encontrar.

No te da derecho
ni el derecho mercantil,
no digas más
que se te ve venir,
un pringao
que ya sabe
que también se va a morir.

Cada mes un mes entero,
cada vez, cada vez, más.
Aunque lo intentas hasta de perfil
te han cazao…
es tu historia
cómo vas a dimitir.

Te has metido en un barrizal,
te has perdido en la cantidad.
Aprendiste a caminar
sin salir de la general,
deprimido singular
te ha dolido la soledad,
estabas tan escondido
que te acabas de encontrar.

 

En agua caliente

 

Se le consiente el valor
y se le ignora el talento,
se le pone marcha atrás,
se le quita equis por ciento
y si consigue arrancar
despegarse de la gente…
se lava en agua caliente,
no se le deja secar
y se le vende al cliente
por un precio singular

Se le permite opinar,
se le censura el mensaje,
se le puede consolar
no se le cobra peaje
y si consigue llegar
y aparenta ser valiente…
se le supone feliz
y se le altera el proceso,
se le dice siempre si,
se le mantiene en los huesos;
y si consiente mentir
de manera convincente…
se lava en agua caliente,
no se le deja secar
y se le vende al cliente
por un precio singular.

 

Cucarachas

 

Puñados de cucarachas
van recorriendo las calles
invadiendo nuestras casas
y contaminando el aire.

Comandos de podredumbre
torturando impunemente
apestan a odio y miseria
dejan un rastro de muerte.

Cucarachas repugnantes
con olor a gasolina
dráculas de medianoche
chupando cultura y vida.

Sepultureros del tiempo
licencia para matar,
los que alimentan el odio
con odio se encontrarán.

Hay que exterminar la plaga
a golpes de libertad
cucarachas asesinas
la vida os aplastará.

 

Siempre hay una historia

 

Salir de la oscuridad
ciega tozudez;
todas las miradas sobre ti,
¿te vas a dejar la piel
o te tira el acomodo?

Mal que bien, siempre
hay una historia que ofrecer,
adiós lo dijiste ya
puesto en tu papel,
¿qué te queda más que sonreír?
te das media vuelta, y ves
como te has quedado solo;

Mal que bien, siempre
hay una historia que ofrecer,
y al fin da igual,
pasa lo que tiene que pasar.

Pierdes mucho rato
para atarte los zapatos,
guárdame algún fleco
que te estoy haciendo un hueco,
todo te da igual
porque no eres diferente,
quítate de enfrente
que yo estoy tirando al plato.

Mal que bien, siempre
hay una historia que ofrecer,
y al fin da igual,
pasa lo que tiene que pasar.

 

Listos para la reconversión

 

Tanto pasar
y luego pasa lo de siempre,
se te amontona el temporal;
siempre pegándole un sablazo al remanente
no vas pa’lante ni pa’tras.

Y todos los demás en un rincón
evitando la conversación
no tienen que dudar,
maldicen, sí,
pero solo saben aguantar.

Apaga y Vámonos, antes de ayer
ya nos la clavaron otra vez.

Aunque te agites,
siempre habrá algún eminente
que a mi manera de pensar
hace el apaño porque tiene suficientes dotes de popularidad.

Y todos los demás, que decepción,
saltan a la calle a celebrar
la desaparición del malestar
listos para la reconversión.

Apaga y Vámonos, antes de ayer
ya nos la clavaron otra vez.

Ya me dirás como te sientes
Ya me dirás como te sientes

 

Por cierto

 

Ni presunto, ni confeso,
ni te pienso delatar
pero a mí me gusta
el chocolate espeso
con bizcochos pa’ mojar;
ya te venderán otros al peso
y te pondrán a parir.

Tiene que llegar el dos mil
sabes lo que quiero decir;
por cierto… hace muy lo propio
de la vida padre,
de la ley del tutiplén,
camuflarse en el desmadre
y desbocarse de lo bien;
para darse el piro
ya sé que es muy tarde
pero ¿qué pinto yo aquí?

Tiene que llegar el dos mil
sabes lo que quiero decir;
por cierto… con esa sonrisa
que se huele a alpaca
y una jaca marbellí,
las campanas repicando,
jode que jode ¿a qué sí?,

No te muestres tan iluso ni confuso
ni mucho menos servil.

Tiene que llegar el dos mil
sabes lo que quiero decir;
por cierto… no se te escape la risa,
ni lento ni deprisa, ten con ten,
antes de pedir socorro
mira el resto, todo a cien;
sin pasar la gorra ni apretar el morro
sin culpar al alguacil.

Tiene que llegar el dos mil
sabes lo que quiero decir;
por cierto… mamá papá
que este me ha mirado mal
que me quieren hacer rabiar;
dime tú si no es demasiado grueso
para un seso lo normal;
déjame la cabra y llévate tú el queso,
por exceso o porque sí.

Tiene que llegar el dos mil
sabes lo que quiero decir.

 

A la sombra de una mentira

 

Una sensación de merecer
me persigue sin cesar.
Un exceso de valoración
me pudiera confundir.

¿Dónde estás
que tan poco se te ve?

¿Cómo admitir como deformidad
lo que no es repetición
si la maldita elección,
la posibilidad, es la sola solución?

Y todo lo que consigo
esque nadie entienda
que a la sombra de una mentira moriré.

Por fin la idea original
se funde con la piel;
puesta en escena con tal precisión
que me llega a convencer.

¿Dónde estás
que tan poco se te ve?

Es una forma de mediocridad
que me niego a poseer.
No tengo nada que perder
para mal o para bien.

Y todo lo que consigo
es que nadie entienda
que a la sombra de una mentira moriré.

Me puedo abandonar
y olvidar que estoy aquí,
gesticular, descomponer…
aunque no pueda dormir,

Y todo lo que consigo
es que nadie entienda
que a la sombra de una mentira moriré.

 

Flojos de pantalón

 

Surge la escena en un salón,
niñas en promoción,
momias poniendo precio,
ambigüedad.

Alguien va presumiendo discreción
flojos de pantalón
líderes del diseño
novedad.

Son la musa que inspira la ambición,
sueño de libertad,
noches al pie del cañón,
fuerza de voluntad.

Es una tribu de ficción
síndrome de bufón
héroes de novelista berbiquí;
provocando desprecio y reacción
lucen su condición
dueños del desparpajo
frenesí.

Son la musa que inspira la ambición,
sueño de libertad,
noches al pie del cañón,
fuerza de voluntad.

Y tú mientras asumiendo,<brrebuscando,
renegando de tu tiempo.

 

Puedo ser más eficaz

 

Como vivimos largos tiempos de crisis
y esto no se va a terminar,
no quiero darle opción a la tisis
aunque me cueste una barbaridad.

Que estamos más guapos callados,
eso no se puede negar
pero volviendo a sí el caso es muy serio,
¿Cómo se lo voy a contar?,
mientras te llega lo del cementerio
todo es dormir o apencar;
y no estoy pidiendo un imperio,
solo que me dejen en paz
para seguir o quitarme de en medio.

Prefiero pensar que mañana
nada va a ser igual.
Aunque lo siento,
he de seguir insistiendo,
no es cuestión de molestar
y como un grito solo es un remiendo
puedo ser más eficaz;
y no estoy pidiendo un imperio,
solo que me dejen en paz
para seguir o quitarme de en medio.

Prefiero pensar que mañana
nada va a ser igual.

 

Pan de higo

 

Voy a ser el un chico inteligente
y ya no me la van a dar
nunca más;
voy a ser un poco impertinente
y a caer un poco mal
sin faltar.

Voy a ser el enemigo
disparando pan de higo
ojo no te vaya a dar.

Viviré como desplante,
apretando y to’ p’alante,
no se me podrá aguantar.

Vaya risa que me dan
piensan que estoy anormal
pero mira que fatalidad:
un, dos, tres… y ya no están.

Voy a sonreír intermitente
y a pedir un poco más
siempre más;
voy a interrumpir constantemente
y se me tiene que notar
mucho más.

Voy a ser el enemigo
disparando pan de higo
ojo no te vaya a dar.

Viviré como desplante
apretando y to’ p’alante,
no se me podrá aguantar.
Vaya risa que me dan
piensan que estoy anormal
pero mira que fatalidad:
un, dos, tres…y ya no están.

 

Bailando al aire

 

Aire, si te sientes mal
al menos puedes respirar.

Aire, si te quieres ir
y si te quieres quedar.

Bailando al aire que me pone bien,
solo malo y poco
no saben qué hacer.

Aire, empuja mi fusil
si le pongo a disparar.

Aire, le apetece a usted
o se lo tengo que apagar.

Ni tú ni nadie ni la autoridad;
si te falta el aire
no podrás bailar.

No se le puede hacer na,
sopla y no se le puede hacer na.

Aire, pa’l que le da igual
para el que solo dice sí.

Aire, sácame de aquí,
dime por donde se va.

Ni tú ni nadie ni la autoridad;
si te falta el aire
no podrás bailar.

No se le puede hacer na,
sopla y no se le puede hacer na.

 

Agradecido

 

Déjame que pose para ti,
eres tú mi artista preferido,
déjame tenerte junto a mi
prometo estarte agradecido;

si fuera yo capaz de conseguir
tenerte alguna vez entretenido,
hacerte por lo menos sonreír;
prometo estarte agradecido.

No te lo pienses más,
baja la guardia y mira atrás,
nadie te va a alcanzar
no tienes rival.

Me paso el tiempo viéndote venir
y pasas a mi lado distraido
si dejas que camine tras de ti
prometo estarte agradecido.

Te tengo tantas cosas que decir
y tú como si no fuera contigo
la historia se repite y aún así
prometo estarte agradecido.

No te lo pienses más,
baja la guardia y mira atrás,
nadie te va a alcanzar
no tienes rival.

 

Navegando

 

Es cosa corriente
sentirse diferente
y entrar en ambiente
navegando a muerte.

Creyéndote muy fuerte,
estás tan despistado,
sintiéndote valiente,
navegando a muerte.

Verás como naufragas
en la barra de algún bar.

Tan pronto te instales
sabrás que ya no vales
y entonces te sientes
navegando a muerte.

La dosis suplente
rebosa el recipiente.
Borrachera, ¿quién miente?
Navegando a muerte

Verás como naufragas
en la barra de algún bar.

 

La fina

 

Vas consumiendo el camino,
vas conociendo el percal,
vuelves desde el caño al coro
y llegas a adivino,
sin examen preescolar.

Hoy conocí una chiquita,
mona o foca daba igual,
solo salió de su boca:
“Me llaman la Finita
y ¡no soy fina ni na!”

Ya puedes imaginarte
como me lo iba a montar,
de no ser porque Finita
temprano a su casita
debería regresar.

Está pues la cosa clara,
ya no te puedes fiar,
no era fina sino estrecha
y pon otra cerveza
que a la próxima será.