Fuera de lugar

Canciones

  1. 1. Cara a cara
  2. 2. Fuera de lugar
  3. 3. Aguanta el tipo
  4. 4. El ganador
  5. 5. Obstáculo impertinente
  6. 6. Entonces duerme
  7. 7. ¡De repente!
  8. 8. Gota a gota
  9. 9. Navegando

Créditos

Grabado en Mediterranean Studio, Ibiza y Fairland Studio, Bochum (Alemania) en abril de 1986.
Ingenieros: Dennis Herman en Ibiza y Manni Struck en Bochum. Ayudantes: Tomas Wolf, Ibiza. Didi Henne, Bochum.
Teclados programados y grabados en Sytnsound Studio, Bruselas por: Daniel Lacksman y Brigitte Simon.
Mezclado en Fairland Studio por Manni Stuck y Carlos Narea.

Batería: Miguel A. Jiménez.
Bajo: Chiqui Mariscal.
Teclados: José A. Portela.
Voz y guitarras: Rosendo Mercado.

V 4D0837 E / CD 9031783092

Letras

Cara a cara

Me pusiste del revés
antes de mirarme cara a cara.
Me pudiste tratar bien
pero nunca estabas por aquí.
Me ha dolido alguna vez, mucho,
pero ya no siento nada.

Sabes que tu opinión cabe en un sobre,
sabes que te conviene sonreír;
no voy a ser el que te estorbe
me vas a permitir pasar de ti.

Vas a hablar de mí, ¡qué bien!
tengo el receptor bajo la almohada,
tu mensaje es a las diez,
toda mi atención es para ti,
haces que me ponga en pie
pero está muy clara tu jugada,
sabes que tu opinión cabe en un sobre.

Fuera de lugar

Ya no tienes más que decir
quién sabrá dónde te escondes,
has dejado de gritar,
la novela no tiene fin;
hoy aquí, mañana dónde,
siempre fuera de lugar.
Lejos de vestir el uniforme
siempre fuera de lugar,
cerca de mi sueño, lejos de mí
más allá del horizonte.

Vas de venerable y yo de ruin,
quien te entienda que te compre.
Lo voy a pasar muy mal,
sé que ya no vas a venir,
si te escribo me respondes
siempre fuera de lugar.

Aguanta el tipo

Imprime, deprime,
luego te invita al cine,
sabe consolar,
sabe serte fiel;
te cambiará la piel.

Aguanta el tipo, puede hacerte rico
y hay quien lo encuentra muy normal
pero le sienta a uno fatal.

Decide, coincide
al que le dan no pide,
es eventual
pero te da igual,
todas las mañanas te has de levantar.

Aguanta el tipo, son sesenta y cinco
y hay quien lo encuentra muy normal
pero le sienta a uno fatal.

Oprime, suprime,
no hay dios que se le arrime,
si le das de lao
ya te la has buscao,
acabas desquiciao.

Aguanta el tipo, mañana es domingo
y hay quien lo encuentra muy normal
pero le sienta a uno fatal.

El ganador

Aunque le cuadre
no me ladre buen señor,
ya sabemos de su parte
que es el ganador,
Vengase conmigo,
si me haría Vd. el favor.

Quítese la venda
cuando tenga la ocasión,
súbase la cuesta
y si lo aguanta de un tirón
dé la vuelta al ruedo
recogiendo la ovación
que en la esquina de mi calle
encuentro uno mejor.

De niño pijo
a sueldo fijo, un carrerón,
aplicado en el dictado,
sol, fa, mi, re, do;
no es mala suerte
aunque apeste a facilón

Quítese la venda
cuando tenga la ocasión,
súbase la cuesta
y si lo aguanta de un tirón
dé la vuelta al ruedo
recogiendo la ovación
que en la esquina de mi calle
encuentro uno mejor.

Es una pena
que la cena se enfrió
y por poco se le quema
el quid de la cuestión,
no le dé la vena,
la faena se acabó.
Quítese la venda
cuando tenga la ocasión,
súbase la cuesta
y si lo aguanta de un tirón
dé la vuelta al ruedo
recogiendo la ovación
que en la esquina de mi calle
encuentro uno mejor.

Obstáculo impertinente

Combinado de ingredientes
sinuosos de aventuras,
de las sobras continente,
reflejos de la locura

Coloreando el ambiente
suelen estar siempre en medio
sugiriéndote alicientes
que acabarán con el tedio,
prueba de contribución
de un habitante sin duda
depositada al montón
sin reparar en la altura.

De sabores insufribles,
obstáculo impertinente,
consecuencia imprescindible
del consumo omnipotente.

Hasta que llega, nocturno,
sin demasiada ternura,
y los engulle uno a uno
el camión de la basura.

Entonces duerme

Suena la orquesta,
sube el telón
y ya no puedo esconderme;
nada se pierde y si le pones calor
quiero que sueñes conmigo.

No me molesta, hay un rincón
donde sabré defenderme;
entonces, duerme
y si te sientes mejor
quiero que sueñes conmigo.

Pasa la fiesta, que decepción
no me tomabas en serio,
entre los dedos se escapó lo mejor,
quiero que sueñes conmigo.

Ya no hay respuesta, solo tú y yo,
no queda nada por medio;
cruza tu frente alguna buena canción
quiero que sueñes conmigo.

¡De repente!

Continuamente
se extraña la gente
“si no puede ser verdad!”
que de repente, tan fácilmente
material sin estrenar.

De nada entiendo
pero me defiendo
con la goma de borrar
y me sorprendo de como vendo
material sin estrenar.

Cuando hay clientes
saco los dientes
y me pongo a vacilar
y de repente! me hago de vientre
material sin estrenar.

Parece caro,
pero no me paro
y sin volver un paso atrás
entro de frente
contra la corriente,
material sin estrenar.

Gota a gota

Instrumental

Navegando

Es cosa corriente
sentirse diferente
y entrar en ambiente
navegando a muerte.

Creyéndote muy fuerte,
estás tan despistado,
sintiéndote valiente,
navegando a muerte.

Verás como naufragas
en la barra de algún bar.

Tan pronto te instales
sabrás que ya no vales
y entonces te sientes
navegando a muerte.

La dosis suplente
rebosa el recipiente.
Borrachera, ¿quién miente?
Navegando a muerte

Verás como naufragas
en la barra de algún bar.