Deja que les diga que no

Canciones

  1. 01. Deja Que Les Diga Que No!
  2. 02. Puede Que…
  3. 03. Salud Y Buenos Alimentos
  4. 04. Unos Golpes De Cincel
  5. 05. Mala Vida
  6. 06. Borrachuzos
  7. 07. Pagando Residencia
  8. 08. Bacilo, Vacila!
  9. 09. Tierra De Nadie
  10. 10. Go Home!

Créditos

Grabado en estudios BOX (Madrid) en marzo-abril de 1991.

Diseño carpeta: Dpto. gráfico DRO-GASA. Fotos contraportada e interior: Domingo J. Casas.
Maquetas: Luis Rivero.

Batería percusión y coros: Miguel A. Jiménez.
Bajo y coros: Rafa J. Vegas.
Teclados y coros: Gustavo Di Nobile.
Solo de guitarra y coro en ‘…go home!’ Luis ‘Ronaldo’ Martín.
Voz y guitarras: Rosendo Mercado.

Producido por Eugenio Muñoz y Rosendo Mercado.

CD 9031783092

Letras

Deja Que Les Diga Que No!

Me puede pasar que algunas veces,
todo da vueltas a mi alrededor,
y no suele ser fácil de repente
dar dos pasos al frente.

Dicen que es un vicio de otro tiempo,
yo les digo que si sin compasión,
pero no me agarran otro invierno
alquilando el infierno.

Casi siempre confusión,
casi siempre.

Deja que les diga que no,

¡que no!, ¡que no!
Casi siempre, confusión.

Puede Que…

Engullo mi ración sin aspavientos,
todos contentos
y yo con indigestión.
Pierdo la dimensión
de mi acobarde
y toda la tarde
recorriendo la estación,

Puede que se pudra la ilusión,
puede que no salga de mi asombro
y puede que me quede como estoy.

Vuelto a la realidad,
repuesto el cuerpo
se amplía el cerco
y todo pierde su valor.
Así una y otra vez,
continuamente,
luego y presente
de una vieja tradición.

Puede que se pudra la ilusión,
puede que no salga de mi asombro
y puede que me quede como estoy.

Salud Y Buenos Alimentos

Entrando a saco y sin pomada
¿sabe vd.?, dos de cada
y con el culo en la pared
dan la cara, ¡doy fe!

Salud y buenos alimentos,
derecho de pernada,
que sople el viento
a donde más caliente el sol.

Algunos bregan como mulos,
otros no, son más chulos
y con mucha devoción
dan de gracias a Dios.

Salud y buenos alimentos,
derecho de pernada,
que sople el viento
a donde más caliente el sol.

Y a veces llega la avería,
¡yo que sé!, porque un día
la tenían que tener,
todo sea para bien.

Salud y buenos alimentos,
derecho de pernada,
que sople el viento
a donde más caliente el sol.

Unos Golpes De Cincel

Esa cara que me pones, Lucifer,
hace que me sienta bien.
Esa gana que me tienes no es mortal,
me levanta la moral.

¿Cómo lo vamos a hacer?,
si tú no fías yo también,
no das tu brazo a torcer.
¿Te vienes o te quedas?,
yo me voy,
nunca sabrás quién soy.

Ya no estoy donde tú quieres, anormal,
ahora aguanto un poco más.
Es cuestión de pareceres,
cuándo y quién y unos golpes de cincel.

¿Cómo lo vamos a hacer?,
si tú no fías yo también,
no das tu brazo a torcer.
¿Te vienes o te quedas?,
yo me voy,
nunca sabrás quién soy.

Mala Vida

Te has lavado los dientes,
te debiste largar,
el señor del espejo
te quiere controlar,
te ha bajado la fiebre,
no debiste venir.

Mala vida, mala gente, poco más
y si cruzas el puente te la das.

Cuando llega la noche
no lo puedo remediar,
se me agarra el derroche
y lo empiezo a pasar mal,
¿cara o cruz? o ¡que leche!,
¿qué me ibas a decir?…

Mala vida, mala gente, poco más
y si cruzas el puente te la das.

Si no tiene remedio
no te lo pienses más,
ahora estamos de acuerdo
luego todo sigue igual,
entro, salgo, voy y vengo
pero no puedo elegir.

Mala vida, mala gente, poco más
y si cruzas el puente te la das.

Borrachuzos

El Clemente
se ha encontrado con el Juan
y al Alberto
le tuvimos que llamar.
Medio barrio
presentó la dimisión
y otro medio
lo quieren disimular.

Y si falta alguna presunción
mi abuelita ya se murió.

Aguardiente,
amoniaco y sanidad,
excelente,
imposible de mezclar.
Camuflaje,
acrobacia y corazón,
insufrible
darle clasificación.

Y si falta alguna presunción
mi abuelita ya se murió.

Se pierde ingenuidad,
se gana solidez,
se quema el tiempo
y no hay más.
Se aspira al más allá,
se adquiere liquidez
y todo sirve pa’na.

Compromiso
sin alguna condición,
buen cobijo
para el vértigo local.
Alimento
de indudable calidad,
borrachuzos
de primera división.

Y si falta alguna presunción
mi abuelita ya se murió.

Se pierde ingenuidad,
se gana solidez,
se quema el tiempo
y no hay más.
Se aspira al más allá,
se adquiere liquidez
y todo sirve pa’na.

El Clemente
se ha encontrado con el Juan
y al Alberto
le tuvimos que llamar.
Medio barrio
presentó la dimisión
y otro medio
lo quieren disimular.

Pagando Residencia

Perdiendo al consciencia,
soñando que esto no se acaba aquí,
inflándoles la herencia.
Salvando las distancias,
sintiendo un peso muerto en el ombligo,
cazando sin licencia.

Ojala te vaya bien, para siempre
solo te recordaré diferente.

Mordiendo la paciencia,
sirviéndole a la causa de testigo,
minando la obediencia.
Guardando para mí y para ti,
cediéndole algún hueco al enemigo,
pagando residencia.

Ojala te vaya bien, para siempre
solo te recordaré diferente.

Bacilo, Vacila!

Parece ser que han dicho
que hay un bicho que ¡no sabe na!,
dicen que viene armado
y perfumado con habilidad,
puede ser un bacilo
que camele con la vecindad.
Igual es un capricho
que te monta alguna enfermedad,
o solo se entretiene
mientras viene y luego se te va,
por eso te conviene
que se frene tu curiosidad.
La concurrencia escucha
y se desembucha su amabilidad,

la historia es muy corriente
aunque se inventen más de la mitad.
Una canción de ducha
que derrocha originalidad.
A veces poco es mucho
y no hay cartuchos en el arsenal,
con tanto prepotente
no hay ninguna posibilidad,
ya todo está más claro
la epidemia es tu debilidad.

Bacilo vacila, vacilando está.

Tierra De Nadie

Piezas de cera, lluvia de abril,
pudiera ser que fuera yo el siguiente.
Tierra de nadie, presos de quién
excedentes del espacio vital.

Dentro de afuera, uno entre mil
es igual mañana que ayer.
Si ya nadie me espera es una cinta sin fin
solo me consuela tu piel.

Tribus enteras, ciencia febril
buscando algún motivo suficiente.
Como quisiera no haber estado aquí
cuando se confirme el final.

Dentro de afuera, uno entre mil
es igual mañana que ayer.
Si ya nadie me espera es una cinta sin fin
solo me consuela tu piel.

Go Home!

Conozco un forastero
que le encanta mi ciudad.
¡Qué casualidad!
El pavo es distinguido
y tiene sensibilidad.
¿Cómo pedir más?
Como maneja dinerito
le permito pernoctar.
¡No te pase na!

Dile que se vaya ¡Go home!
con razón saltó la valla.
Ponle en la boquita un tapón
para ver si así se calla.
Piérdele en la puerta del sol
que se curre la morralla.

Anoche llego a casa
y me lo encuentro en el salón,
préstale atención.
Con el mando a distancia
resultó ser el mejor,
es la comisión.
Se bebe mi cazalla
y me traduce
el ‘New York Times’,
carne de cañón.

Dile que se vaya ¡Go home!
con razón saltó la valla.
Ponle en la boquita un tapón
para ver si así se calla.
Piérdele en la puerta del sol
que se curre la morralla.